Seguramente te has asustado al ver el título y has pensado que me mudo a Drupal o Joomla!; pero no, tranquilo.

Sigue gustándome WordPress por las razones que tantas veces he enumerado y otros tantos piropos que le he lanzado en entradas como esta.

Pero en ocasiones hay que hacer un poco de autocrítica o, incluso, criticar algo de lo que tanto te gusta y tanto beneficio te da.

Si bien WordPress es un gran de gestor de contenidos, tiene una serie de “carencias o fallos” (aunque no son fallos como tal) que lo hacen inviable para depende qué sitios web.

Cada uno tira de su propio carro

Una de las cosas que más me gustaría en WordPress es la posibilidad de que los plugins tirasen juntos del carro, que quedasen “abiertos” a colaborar entre sí y sumasen a un bien común más que parecer pequeñas pelotitas que se pegan al motor de WordPress.

Si bien es cierto que algunos permiten esta integración entre sí, otros son una verdadera pérdida para el bien común (aun siendo excelentes plugins).

Inseguridad y vulnerabilidad

Como todo lo que está en Internet, existen vulnerabilidades. Y más cuando WordPress tiene más del 20% de todo Internet.

En su instalación por defecto es bastante inseguro y, más aún, cuando no se tienen en cuenta ciertos consejos de seguridad en la instalación de WordPress.

Matar moscas a cañonazos

He visto páginas web del tipo “tarjeta de visita” (una página única que sólo dispone de datos de contacto sobre una persona o empresa) hecha con WordPress. ¡Con WordPress!

Un pedazo de gestor de contenidos para una única página que contenía (literalmente) un formulario, un párrafo y los datos de contacto.

Está claro que dependiendo del proyecto WordPress viene grande y no vale la pena o, como dicen por aquí: “Es matar moscas a cañonazos”.

Esto pasa también con las plantillas “multipurpose” de pago que valen para “nosecuantas” cosas; la gente las instala sin quitar lo que no van a utilizar y pesan una barbaridad, así van de rápidas…

Conclusión

No esperes que le saque muchas más pegas. Al ser software libre se puede modificar y adaptar a casi cualquier proyecto, sigo pensando cosas buenas sobre WordPress y no cambiaré de opinión (por ahora), pero el otro día salió la pregunta en el Tercer Betabeers Santander y como todo lo que “da para post” aquí está.

Si tienes alguna queja (fundada) de WordPress, puedes desahogarte en los comentarios; pero siempre desde el respeto, que nos conocemos. :-D

2 comentarios en “Las cosas malas de WordPress

  1. Al final la elección de la herramienta con la desarrollar algo tiene que estar muy bien estudiada y para eso están los profesionales, para analizar las necesidades del cliente e intuir la escalabilidad del proyecto…, pero como siempre, todo depende,

    Usar woocomerce para vender más de 1000 referencias lo veo “una locura”. Al igual que usar un magento para vender 5 referencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *